Escenario


"Una vez que nos bajemos del escenario se me va a romper el corazón": Gene Simmons

Cobertura Especial. La leyenda del rock compartió con medios latinoamericanos algunos momentos importantes en la historia de Kiss a propósito del próximo estreno de su miniserie documental y de su última gira mundial

Foto: (Cortesía) Además de este documental, Kiss alista su última gira mundial y una película biográfica.

“Cuando se acabó el documental tratamos de alejarnos Paul (Stanley) y yo. Porque cuando dices la verdad es difícil volver a verte vulnerable. Es difícil sentarse y escuchar cosas sobre uno mismo o amigos con tanta historia”, expresó Gene Simmons, el icónico líder de la banda Kiss, en conferencia de prensa virtual con medios latinoamericanos, incluido Crónica Escenario, a propósito de la presentación de Kisstory, la miniserie documental que llegará en agosto a la pantalla de A&E.

“Lo importante es ser siempre muy honestos con los fans, siempre la verdad y nada más que la verdad. Existen historias maravillosas y también historias tristes, de los miembros que cayeron en las drogas y el alcohol, y el documental cuenta la historia de la banda con todas sus verdades, las buenas y las malas”, añadió el músico.

El documental dirigido por D.J. Viola que narra las casi cinco décadas de la banda, contada por los propios miembros fundadores de Kiss, Paul Stanley y Gene Simmons, y otros grandes músicos invitados como Dave Grohl de Foo Fighters y Tom Morello que reflexionan sobre la histórica carrera de esta legendaria banda de rock.

“El amor es algo extraño. Uno puede estar enamorado de un país o una mujer, pero hay algo extraño con respecto a Kiss porque empezó como una banda y se transformó en una familia, no en la que uno nace. Es fácil amar a nuestra familia porque es nuestra sangre, pero con Kiss como con la mayoría de las familias hubo peleas y discusiones, algunos tenían buena salud y otros no tanto, pero, a lo largo de la historia de la banda y, aún en los tiempos difíciles, siempre éramos una familia”, destacó Simmons.

MOMENTOS PARA LA HISTORIA

“Tu quieres lo mejor, tu tienes lo mejor”, se pronuncia en cada concierto y este mandamiento se cumple a rajatabla en Kisstory: “Desde el comienzo nuestro vínculo fue la fe en la banda”, asegura Paul Stanley, voz y guitarrista rítmico del grupo neoyorkino que deja entrever sus orígenes musicales hace 50 años junto a su eterno amigo, el bajista y vocalista Gene Simmons. 

“Hay dos momentos importantes de la banda, uno es el nacimiento y uno casi al final. El comienzo es siempre lo más importante si uno tiene el corazón en el lugar correcto y está comprometido. Si uno no cree en lo que está haciendo no llega a ningún lado”, destacó. 

“Los primeros momentos son los que uno nunca olvida: El primer beso o la primera vez que uno estuvo en la cama con alguien. Yo quisiera revivir esa primera gira, cuando cada ciudad era nueva y cada concierto era novedoso. Nuestros ojos estaban abiertos, enormes y no queríamos perdernos de nada”, continuó.

“Luego viene que el siguiente momento importante es el primer minuto del siguiente concierto, sea el que sea, es cuando uno tiene que demostrarse que cree en uno mismo. Para un boxeador el momento más importante es antes de subir al ring, hay que creer que uno va a ser el campeón, pero antes de empezar a boxear. Cuando ya estás boxeando y no te la has creído, ya es demasiado tarde”, añadió.

En ese sentido recordó que hay un concierto en especial que lo marcó: “Éramos mucho más jóvenes y en 1981 o 1982 tocamos en el Estadio Maracaná en Brasil. En ese entonces habíamos perdido a Ace de la banda, pero me acuerdo de haber estado en lo que era el estadio más grande del mundo y no entender realmente cuántas personas había porque era cuatro veces más grande que cualquier estadio donde habíamos estado. Si pudiera revivir, tocaría una y otra vez en este lugar, fue una locura, lo más increíble de nuestras vidas, se sintió como si estuviéramos tocando para el planeta entero”. 

Pero en la historia de la banda no todo ha estado lleno de bondades. Simmons compartió su sentir cuando vivieron lo más difícil como banda: “Los peores momentos fueron cuando nos dimos cuenta que no podíamos echar a andar el auto con dos llantas ponchadas. Fueron los momentos más tristes porque nos dimos cuenta que dos de los cuatro miembros originales no iban a poder completar todo el recorrido que habíamos emprendido. El momento más duro fue divorciarnos de Ace (Frehley) y de Peter (Criss)”, dijo.

“Ace y Peter volvieron tres veces. Los amamos, siempre van a ser parte de la banda. Pero nunca funcionó. Eso es lo triste. Que estamos llegando al ‘50 años después’ y ellos no están aquí para disfrutar de este gran éxito. Incluso a ellos los llamé para el documental y ambos dijeron que no querían estar. Lo mismo les dije sobre la gira y ellos mismos tampoco quisieron”, añadió.

Entre todos hay un momento que aún no saben cómo van a vivir: “Una vez que nos bajemos del escenario se me va a romper el corazón. El último show que demos sé que voy a llorar como una niña de 12 años a la que le rompieron el corazón, pero también hay que pensar en el recorrido y en el hermoso viaje que hemos emprendido juntos”. 

EL GRAN HOMENAJE A SU MADRE ES EL ROCK SANO

El bajista hizo especial énfasis en lo destructivo que son los vicios: “Las drogas y el alcohol son el peor enemigo del planeta. Cuando tus amigos y familiares, tus seres queridos, usan las drogas es un dolor muy profundo. Obviamente están los cárteles de drogas y los intereses de dinero, pero si las personas pudieran dejar de hacer eso el mundo sería mucho mejor”, señaló.

A nivel personal su problema no estuvo en los estupefacientes, pero no estuvo exento de su propia lucha interna: “Nunca utilicé drogas ni fumé tabaco, ni me metí otras cosas pero sí tengo un gran ego y lo sé, lo reconozco. Una de las cosas que hay que tratar de hacer es tratar de controlarlo porque yo fui hijo único, nunca tuve hermanos y lo único que podía hacer era mirarme al espejo y verme a mí mismo, y cuando uno se mira al espejo solamente ves tu propio reflejo así que es bastante fácil olvidarse que las cosas cosas requieren de un equipo y no solo de uno”, explicó. 

Simmons contó que su manera de no caer en las tentaciones se debe a una persona en específico: “La mayor inspiración de mi vida fue mi madre. Ella llegó a los 93 años, cuando ella tenía 14 estuvo en un campo de concentración en la Alemania nazi y como ella tuvo un periodo traumático en el que toda su familia había sido asesinada, nunca pensé en que tenía el derecho de romperle el corazón a mi madre a través del alcohol, las drogas o terminando en la carcel”, enfatizó.

“Lastimar a mi madre es algo que yo no pensaba hacer, entonces creo que por ella soy como soy y seguí el camino correcto. Aún hoy, cuando hago algo, siempre tengo la coordenada de preguntarme qué pensaría mi mamá sobre uno u otro tema”, añadió.

Fue con su madre Flora Klein con quien llegó a Nueva York el niño Chaim Witz, su nombre real. Y a su llegada a su nuevo hogar descubrió lo que más le fascinaba: “Cuando llegué a EU aterricé con mi madre, porque mi papá dejó a nuestra familia. Nos abandonó. Yo tenía ocho años aproximadamente y no hablaba inglés. Hablaba un poco de turco, hebreo y húngaro pero ninguna palabra en inglés y la primera música que escuche fue a Chuck Berry, Little Richard y Fats Domino, esa fue la música que me marcó, no entendía la letra pero el ritmo me hacía moverme”, dijo.

Este tipo de historias son las que se muestran en Kisstory: “Lo más honesto es que pueden mirar más allá del maquillaje. Es como cuando una chica sale de noche, se maquilla y se pone linda. Para nosotros es lo mismo, a veces la gente piensa que somos ese maquillaje pero no. Después del show o cuando el maquillaje se cae y uno habla desde el corazón se conoce la verdadera esencia de las personas, es lo que queremos mostrar”, dijo Simmons. 

“Nos llevó muchas décadas mostrarnos desde nuestra esencia. Una vez alguien me dijo que cuando uno ve a una stripper en el escenario, cuando se bajan no van desnudas por la calle. Después se ponen ropa y llevan su vida como cualquiera. Eso es lo que nos pasa, estamos llegando al final del recorrido y queremos mostrarlo todo”, agregó.

LA ÚLTIMA VUELTA AL MUNDO 

Además de la miniserie biográfica, Kiss alista su última gira mundial que, esperan sea un escaparate para sus seguidores: “El mundo tiene muchos problemas: Delitos, drogas y violencia. Mi esperanza es que cuando vengan a ver a Kiss se olviden un rato de los problemas del mundo. Es como ir a la iglesia, cuando uno va a misa uno se olvida de los problemas más cotidianos como el tránsito o la novia que nos grita porque estamos mirando a otra chica. La idea es olvidarlos cuando estamos en un concierto de Kiss. Queremos darle lo que piden, a la banda más caliente del mundo”, dijo emocionado.

En otro momento de la conversación, el bajista y cantante habló sobre la música actual y la forma en han dejado de nacer grandes estrellas como en su tiempo: “Hay mucho talento hoy en día. Me encanta Billie Eilish. Me gusta la música nueva que está surgiendo de Centroamérica y Sudamérica. Me gustan Los Tigres del Norte. El gran problema es que los programas de televisión nos hacen sentir o pensar que solamente por cantar uno puede ser una estrella, que solo por afinar uno puede ser creativo o un artista”, dijo.

“El segundo problema es que la tecnología se interpone entre uno y lo real. Hay mucha música como el rap donde los productores tienen un rol predominante y no aquellos que escriben las canciones y no tocan instrumentos, incluso casi no cantan, hace falta esa poesía. Lo que espero es que los jóvenes puedan salir a tocar instrumentos, que aprendan a escribir canciones de verdad y que sepan lo que se tiene que hacer arriba de un escenario. No hay más Beatles, Rolling Stones o Kiss porque en la vieja manera de hacer las cosas había que recorrer mucho camino antes de que te tomaran en serio, ahora apareces en televisión dos o tres minutos y ya eres una celebridad”, destacó.

LA HISTORIA DE KISS LLEGARÁ A LA PANTALLA GRANDE

Una de las grandes sorpresas radicó en el anuncio de una próxima película biográfica: “Tenemos una película que trabaja Netflix, con actores y con un gran director, que es el mismo que hizo la última película de Piratas del Caribe (no especificó si Joachim Rønning y Espen Sandberg) y que hará la siguiente parte con Johnny Depp, ese mismo director es quien hará nuestra película y eso es un gran hito para nosotros”, adelantó.

Si bien no pudo hablar mucho sobre qué esperar del proyecto sí dio un pequeño avance: “El proyecto será sobre las cuatro personas de Nueva York que se juntaron: Peter Criss, Ace Frehley, Paul Stanley y Gene Simmons. Sobre cómo Nueva York fue el lugar donde creció la escena glitter y cómo de ahí salieron los New York Dolls o Ramones. No se transformaron en bandas gigantes, creo que Kiss es la única que llegó a ser realmente masiva, pero el movimiento y la cultura fue importante y nosotros venimos de esa cultura”, señaló.

“Venimos del Studio 54, de la época de la música disco pero, sobre todo, fuimos una banda de rock en Nueva York. De eso irá la película, de cómo cuatro personas comunes se convierten en una gran banda porque Ace vendía licores, Peter manejaba un taxi y yo trabajaba para los puertorriqueños, era un asistente de un director de un consejo de interagencias. Con trasfondos muy diferentes terminamos juntos, es una historia increíble aún hoy en día”, añadió.

EN CONTRA DE LA POLÍTICA; A FAVOR DEL CAPITALISMO; NEUTRALES CON LA CORRECCIÓN

En otro momento también hubo tiempo de hablar de la situación de la pandemia y su postura respecto a cómo lo han manejado algunos gobiernos: “Nosotros nos mantuvimos inteligentes porque mantuvimos la distancia. No queríamos enfermarnos ni enfermar a nadie. Sé que en Brasil es un tema muy fuerte porque la política se interpone con la ciencia y pasan cosas muy malas. Esto es muy serio”, dijo.

“Por favor vacúnense, no solo por ustedes sino porque existen otras personas que pueden morir. Y es que hay algunos políticos que dicen que la vacuna no sirve, los políticos son idiotas, escuchen a los científicos y a los médicos. El mundo sigue sin ser un lugar seguro pero es más seguro que como estaba al inicio de la pandemia. Vamos a empezar a salir con mucho cuidado”, complementó.

De igual forma consideró que la corrección política en la actualidad no impedirá que suenen sus éxitos: “El mundo ha cambiado y las mujeres ya no aceptan cierto lenguaje pero ‘Lick it up’ la vamos a tocar igual, aunque a la gente de ahora no le guste. Hay que pensar en ciertas cosas y en etapas. Escribí una canción que se llama ‘Christine sixteen’, y no significa que lo que ocurre en la canción sea verdad, pero la tocaríamos sin problemas. Es como en las películas, también hay canciones y libros que no son la vida real, son ficción. Esas cosas hacen que la vida real sea más valiosa”, dijo. 

En lo que sí se mostró muy a favor fue del capitalismo: “No importa lo que piensen los otros o los críticos. Lo único que importa es que cuando los fans vienen a un concierto de Kiss la pasan increíble. Nosotros hicimos que las personas tuvieran un poquito mejor. Hay quien nos puede decir que somos una banda comunista o capitalista o de Marte, eso no importa”, expresó.

“Los que tienen problemas con el capitalismo, es el único sistema que conocemos. Es verdad que hay personas que se vuelven más ricas que otras pero hay gente más inteligente y es el único sistema que parece funcionar. Quizás hay uno mejor pero no se ha encontrado todavía. La gente tiene que cobrar por el trabajo que uno hace. En la iglesia pasa lo mismo: todo muy lindo, la conversación con Dios y todo, pero también debes dejar tu diezmo”, agregó.

UN CONSEJO: “NO SE SIENTEN SOLO A VER TELEVISIÓN”

Finalmente, Simmons habló de que, a pesar del éxito obtenido en medio siglo de historia musical, no siempre cumplieron todos sus objetivos: “Eso pasa con todo el mundo. Los que escalan montañas llegan a la más alta y piensan que están haciendo algo extraordinario pero cuando llegan a la cima de la montaña, uno estira los brazos y se siente el rey del mundo, pero después miramos a la derecha y hay otra montaña, y más allá una montaña más”, dijo. 

“Mientras uno está vivo, hay que seguir tratando de escalar las nuevas montañas y tratar de tener éxito porque cuando nos detenemos nuestro corazón empieza a morir lentamente. No se detengan. Mientras estén vivos, sigan adelante. En un mes voy a cumplir 72 años, tengo todos mis dientes, mi cabello y todo funciona allá abajo. Mientras estén vivos no se sienten y miren la televisión todo el día, por favor”, concluyó.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -