Nacional


Fabricantes de armas demandados en EU dirigen su publicidad al crimen organizado

En entrevista para Crónica, el abogado Pablo Monroy Conesa, consultor jurídico Adjunto de la SRE señala que detrás del tráfico de armas está el sufrimiento de miles de familias mexicanas; la acción legal era impostergable

Fabricantes de armas demandados en EU dirigen su publicidad al crimen organizado | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

La demanda civil que el gobierno de México presentó ante una Corte Federal en Boston, Massachusetts, en contra del comercio negligente e ilícito de 11 empresas fabricantes y distribuidoras de armas con sede en Estados Unidos y que llegan a territorio mexicano, no ataca el derecho constitucional de los estadounidenses a comprar y poseer armas, ni contra el gobierno de EU, hablamos de la publicidad de esas empresas que va dirigida de manera irresponsable a grupos del crimen organizado, señaló en entrevista telefónica con Crónica, el abogado Pablo Monroy Conesa, consultor jurídico Adjunto, de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El abogado, uno de los que diseñó la demanda, señala que es una responsabilidad moral, se trata de iniciar el camino del litigio aplazado por años, porque detrás de ese comercio poco ético está el sufrimiento de miles de familias mexicanas.

—¿Esta demanda civil por qué presentarla en territorio estadunidense y contra quién va dirigida?

—Para actuar sobre los hechos por el uso ilícito de las armas y el daño causados a las familias mexicanas decidimos ser un actor responsable y acudir a una corte en EU,  donde se encuentran los domicilios y oficinas centrales de estas empresas demandas, para que puedan defenderse con sus leyes en un juicio imparcial.

—¿Por qué demandar sólo a estas 11 empresas y no enviar una notificación a la Asociación Nacional del Rifle, que es el ente que las regula?

—La Asociación Nacional del Rifle como tal no las controla, ya que cada una de estas empresas fabrican y distribuye sus armas, entonces con este punto nos vamos contra la fuente. Por qué contra estas 11 empresas, porque son propiedad de éstas las que en su mayoría se han decomisado en México tras haberse cometido algún delito.

Con esta demanda, ¿qué se busca, alguna compensación económica, que se detenga el tráfico ilegal de armas hacia México o ambas?

—Se buscan ambas cosas. La compensación por daños causados a familias mexicanas por el uso de estas armas, y solicitamos también a la corte, que ordene a las empresas demandadas, modifiquen sus prácticas comerciales, es decir, que sean más responsables en el comercio de sus armas para que no terminen en manos de delincuentes o grupos del crimen organizado. No es una demanda contra el comercio de armas, ni contra los estadounidenses a comprar y poseer armas, es contra el comercio negligente de estas compañías.

—¿La parte más sensible en México es saber a quién se le vendieron esas armas?

—El reto es probar que las armas se comercializaron de manera negligente. Por ejemplo, en el diseño, cada vez las armas son más letales y no incluyen dispositivos de seguridad, las armas son fácilmente modificables, puedes convertir un rifle semiautomático y en dos piezas hacerlo automático. En su publicidad, los demandados están dirigiendo sus tipos de armas a grupos del crimen organizado. Diseñan armas a las cuales les llaman “el Jefe de Jefes” o “El Grito”, que prácticamente son atractivas para estos grupos. En sus ventas, las armas se venden a un solo comprador, a prestanombres, las actividades negligentes son muchas en distintos rubros, es decir, en diseño, en la publicidad y en su venta.

¿Esta práctica comercial de venta de armas a ese nivel de negligencia puede llevarse jurídicamente en EU?

—Hay muchos casos así y si es posible enfrentarlo bajo las reglas de un proceso civil.

¿Esta demanda no podría llegar a ser interpretada por EU como injerencista en sus leyes al ser un tema muy sensible para ellos?

—No estamos cuestionando la segunda enmienda de EU, que es el derecho de sus ciudadanos a comprar y poseer armas. Estados Unidos decide que eso es legal en su país, perfecto, no estamos cuestionando el comercio responsable de las armas, lo que cuestionamos es cuando no se hace responsablemente y en este caso el daño nos involucra porque resultamos afectados, y por eso estamos acudiendo a sus tribunales, estamos resolviendo una controversia de manera jurídica en su casa, ya que bien la podríamos haber presentado en México, seguramente hubiéramos obtenido un fallo favorable, por eso vamos a litigar allá, con un juicio en el que se buscará un resultado imparcial.

¿Considera que hay posibilidades de que estas empresas rectifiquen sus políticas comerciales de armas?

—Confiamos en que se hará, ya que se pueden regular sus acciones, ya que la comercialización de armas de manera responsable la pueden hacer y confiamos en que se logrará, y con ello daríamos un duro golpe al trasiego ilegal de armamento y habría un mayor control de la violencia armada.

¿Se tiene alguna estimación del monto que se pretende de compensación por los daños por las prácticas negligentes contra las empresas demandadas?

—El monto es algo que tendrá que dilucidarse en el curso del litigio, pero si puedo decir cálculos de daños de manera directa que sufre México por muertes, lesiones, destrucción de infraestructura y equipo, y de forma indirecta cuánto hemos perdido por comercio, por turismo, entre otros, es un daño que puede calcularse en un rango del 1,5% y 6% del PIB (Producto Interno Bruto) de México.

¿El canciller Marcelo Ebrard dijo que desde hace dos años se comenzó el proceso para esta demanda ¿por qué se presenta hasta ahora?

—Es una demanda muy compleja, tuvimos que hacer un análisis jurídico muy exhaustivo en la Secretaría de Relaciones Exteriores junto con otras autoridades en México, con abogados de Estados Unidos, y realizar una investigación muy amplia para preparar el escrito de la demanda y desarrollar todos los argumentos que presentamos. Esta demanda de casi 80 páginas está bien sustentada y la presentamos exactamente hoy, dos años después de que se inició, el 4 de agosto de 2019 y no hay un día en que no hayamos trabajado en esto.

¿En un contexto del derecho a poseer armas en EU, existe la posibilidad de la inmunidad de quien fabrica las armas para no ser acusado por los delitos que se puedan cometer con éstas?

—Efectivamente algunas empresas gozan de esa inmunidad al comercializar sus armas, es un reto que tendremos que enfrentar y superar, ya que tenemos muchos argumentos muy sólidos para darle la vuelta a esta legislación federal y hay antecedentes judiciales positivos, en el que los demandantes han podido evitar la aplicación de esa inmunidad, y un ejemplo es el caso de la escuela primaria Sandy Hook (14 de diciembre de 2012), donde familiares de niños fallecidos presentaron una demanda contra la fabricante de armas y lograron superar esa ley y nosotros tenemos argumentos muy parecidos.

¿Qué posibilidad hay de ganar esta demanda?

—No se puede garantizar el éxito, pero si tenemos los argumentos para enfrentarla y los demandados podrían corregir sus prácticas negligentes. Este juicio será largo y podrían ocurrir varias cosas y ocurrir cambios legislativos en Estados Unidos en el que podrían haber mayor control de estas empresas y una regulación de armas más estricta. En el caso de México solo existe una tienda, la Sedena, que vende armas, y nuestras leyes para su control funciona, de ahí que grupos del crimen organizado recurren al tráfico de armas de EU.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -