Mundo


La junta militar birmana denuncia a Aung San Suu Kyi por corrupción

El régimen golpista la acusa de recibir sobornos, de abuso de autoridad por rentar un terreno por debajo de su valor real, por importaciones ilegales y por violar la ley de Secretos Oficiales.

La junta militar birmana denuncia a Aung San Suu Kyi por corrupción | La Crónica de Hoy

Un cartel pide la liberación de Suu Kyi en una calle de Rangún, la mayor ciudad birmana (EFE).

La junta militar birmana continúa con su acoso judicial a la líder depuesta, Aung San Suu Kyi, contra la que ha presentado nuevas denuncias, según informó este jueves la prensa oficial del régimen, por supuestos delitos de corrupción y abuso de poder que han sido calificadas por su abogado de "absurdas".

La Comisión Anticorrupción de Birmania presentó el miércoles ante la policía varias denuncias contra Suu Kyi, a quien acusan aceptar 600 mil dólares y 11.2 kilos de oro en sobornos, según el diario oficialista The Global New Light of Myanmar.

La ex mandataria de facto, de 75 años, también se enfrenta a cargos por usar presuntamente su cargo para alquilar una serie de terrenos por un monto por debajo del precio estimado.

Uno de los abogados de Suu Kyi, Khin Maung Zaw, que ha desmentido acusaciones previas contra la política, volvió a negar estos cargos presentados por las autoridades militares que tomaron el poder en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero.

"Durante mis 50 años de experiencia nunca he conocido a ningún representante del Estado más honesto e incorruptible que Suu Kyi. Puede que tenga defectos, pero la codicia personal y la corrupción no son sus rasgos", señaló Khin Maung Zaw.

El letrado, que se enteró de las acusaciones a través de la prensa, aseguró que "aquellos que a la acusan de avaricia y corrupción están escupiendo contra el cielo".

ARRESTADA EN LUGAR DESCONOCIDO

La Nobel de la Paz, que en un principio estuvo en arresto domiciliario en su residencia oficial de la capital, ha sido trasladada a un lugar desconocido y, según los abogados, vive aislada y durante meses no ha tenido noticias de lo que ocurre en el país.

Los letrados revelaron esta semana además que Suu Kyi paga de su propio bolsillo todos sus gastos y en la última reunión les pidió medicinas.

ACUSACIONES MÚLTIPLES

La Comisión denuncia que Suu Kyi "abusó de su autoridad" para rentar a un precio inferior un terreno público en Rangún para abrir la sede de una fundación que ella misma preside y de otros dos terrenos en Naipyidó para establecer una escuela taller.

Estas denuncias por corrupción se confirmaron después de que en marzo la televisión pública, controlada por junta militar, emitiera unas dudosas entrevistas en las que un constructor y un político local denunciaban en cámara estas supuestas prácticas ilícitas.

Está previsto que el próximo lunes comience en un tribunal especial de la capital el juicio oral contra Suu Kyi por cinco variopintos cargos como la importación ilegal de dispositivos electrónicos, vulnerar las normas sobre la COVID-19 o incitar al odio.

La política birmana afronta además otro juicio en el Tribunal Supremo por la presunta violación de la ley de Secretos Oficiales, cargo penado con hasta catorce años de cárcel, al que podría tener que enfrentarse sin la defensa de sus abogados, según los listados de las vistas que señalan que la acusada "se representará ella misma".

Comentarios:

Destacado:

+ -