Opinión


La parte justa impositiva

La parte justa impositiva | La Crónica de Hoy

Bajo el concepto de que cada quien debe pagar la parte justa que le corresponde en materia de impuestos (to pay your fair share), los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de los 20, reunidos en la ciudad de Venecia, a inicios de este mes de julio, validaron la propuesta del G7, presentada meses atrás, de establecer un impuesto mínimo global (de 15 por ciento) a transacciones internacionales, con especial atención a los grandes consorcios que hacen negocios millonarios, y evaden pagar los impuestos que en realidad les correspondería pagar a través de complejos esquemas de movimientos de capital y de asentamiento en paraísos fiscales. El proyecto de tasa mínima tiene la intención de contribuir a repartir la riqueza que los corporativos (Apple, Amazon, Google,Facebook, etc.) generan en los diferentes países en los que se albergan tanto para hacer negocios como para buscar pagar lo menos en materia impositiva. Como lo dijimos en pasadas colaboraciones, el refrendo de los países del G20, entre los que se encuentra México, representa un paso adelante en esta iniciativa de escala global. En breve informe a la opinión pública tras su participación en dicho foro en Venecia, el ahora exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, subrayó que se trata de un acuerdo histórico que garantiza la fijación de un tasa mínima impositiva global que reducirá la evasión fiscal. (Tweet de 10julio202, @ArturoHerrera_G)

De acuerdo con información especializada, el sistema para el impuesto global se basaría en dos pilares: el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan, aunque no tengan presencia física, y la aplicación del impuesto del 15 por ciento a las empresas con una facturación de al menos 890 millones de dólares.  Más aún, los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México también es parte, también han dado su aval a esta propuesta, por lo que a pesar de las reticencias de países como Irlanda y Hungría, entre otros, la idea sigue su curso positivo. En Estados Unidos, legisladores del partido republicano han expresado su rechazo al proyecto, bajo el argumento de que representa una claudicación frente a países como China. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, una de las promotoras prominentes del impuesto global, ha expresado con tono optimista que estima que el proyecto prosperará y que el Congreso de su país lo estaría respaldando hacia finales del año en curso. La secretaria Yellen dijo que esta propuesta “pondría fin a una competencia internacional de impuestos contraproducente”, que ha sido “una carrera que nadie ha ganado. Lo que ha hecho en lugar de ello es privarnos de recursos necesarios para invertir en nuestro pueblo, nuestras fuerzas laborales y nuestra infraestructura”.  (“G20 respalda impuesto global a multinacionales como Google o Facebook”, 11julio2002, elfinanciero.com.mx)

De acuerdo con el subsecretario mexicano de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, con la instrumentación del impuesto global mínimo se obtendrían cerca de 500,000 millones de dólares, y para México cuando menos, 30,000 millones de pesos. (“130 países aprueban aplicar un impuesto global a las multinacionales”, 1julio2021, expansión.mx)

Obviamente, el camino hacia adelante sigue siendo complicado ya que persisten dudas y oposiciones. Los miembros de la OCDE tienen la misión de trabajar en los detalles en los próximos meses, y se espera la adopción de una decisión final en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20, que tendrá lugar los días 30 y 31 de octubre, en la ciudad de Roma.

Como puede verse, se trata de un esfuerzo coordinado y sistemático entre países, foros de concertación como G7 y G20, organizaciones internacionales como la OCDE, que avanza lentamente, y esperemos que inexorablemente. Es una buena noticia para la llamada justicia redistributiva a escala global con potenciales beneficios para los ciudadanos de los países involucrados al darle un sentido público a la enorme acumulación de ganancias privadas. Falta camino por recorrer pero merece la pena mantener el seguimiento del proyecto que de ser aprobado y salvar los obstáculos por delante, comenzaría a aplicarse en 2023.

Guillermo Puente Ordorica

gpuenteo@hotmail.com

Comentarios:

Destacado:

+ -