Mundo


Líbano conmemora el aniversario de la explosión con protestas contra los poderosos

Cuando se cumple un año del accidente, la ciudadanía acusa a la clase dirigente de torpedear la investigación, que no avanza y no ha emitido ninguna condena.

Líbano conmemora el aniversario de la explosión con protestas contra los poderosos | La Crónica de Hoy

Miles de manifestantes recorrieron este miércoles las calles de Beirut para exigir justicia (EFE / EPA / Wael Hamzeh y Nabil Mounzer).

Decenas de miles de personas marcharon este miércoles por las calles de Beirut para reclamar justicia por la explosión que hace justo un año causó más de 200 muertos y 6 mil 500 heridos en la ciudad.

Tres manifestaciones paralelas partieron a primera hora de la tarde de diferentes puntos de la capital en señal de protesta por la obstrucción de la clase dirigente a la investigación sobre la tragedia, que un año más tarde no ha registrado avances significativos ni ha llevado a ninguna condena.

Varios altos cargos como el presidente libanés, Michel Aoun, y el primer ministro en funciones, Hasan Diab, habían sido informados antes de la explosión de la existencia de un gran número de toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut, que antes de explotar permanecieron allí sin custodiar durante seis años.

Entre quienes han denunciado la obstrucción de las autoridades a la investigación se encuentran prestigiosas ONG como Human Rights Watch o Amnistía Internacional, que han asegurado también que el gobierno ha protegido a políticos y funcionarios ante las pesquisas.

CONTRA LA CLASE DIRIGENTE

Las tres marchas confluyeron frente al lugar de la explosión y todas las carreteras que daban al punto de encuentro quedaron totalmente abarrotadas de manifestantes con banderas libanesas.

A las 18.07 hora local, la hora exacta del siniestro el 4 de agosto de 2020, y con las ruinas de los silos portuarios de fondo, las decenas de miles de personas allí congregadas guardaron un minuto de silencio simbólico por las víctimas.

El homenaje terminó con un emotivo aplauso masivo y gritos de "revolución, revolución, revolución".

Una de las tres manifestaciones partió de la sede de la Brigada de Bomberos de Beirut, cercana al puerto y cuyo cuerpo perdió a nueve efectivos y un paramédico mientras trataban de controlar el incendio que causó la deflagración.

Quienes caminaban en esa marcha portaban banderas del país, fotos de las víctimas, coronas de flores y muchas pancartas en las que se leían lemas como "Ajusticien a aquéllos que introdujeron el nitrato en Líbano" o "La Constitución tiene que ser cumplida y todo el mundo es igual ante la Ley".

"He salido con una sola petición: queremos justicia por el derecho de los mártires que nos dejaron para que puedan descansar en paz", explicó a Efe Munir Rabne, que, si bien no conocía personalmente a ninguno de los fallecidos, considera que "todos los libaneses" son "mártires en vida" tras aquel suceso.

UNA CRISIS SIN FIN

Cuando se produjo la explosión, Líbano ya llevaba meses sumido en una crisis política severa, que comenzó en 2019 con protestas sociales que lograron la dimisión del primer ministro de entonces, Saad Hariri.

Sin embargo, la pandemia y el trágico accidente del puerto de Beirut profundizaron la gravedad de la situación y generaron una crisis económica que se ha convertido ya en una de las peores en el mundo en más de 150 años.

Desde hace semanas, apenas hay medicinas en Líbano, además de problemas de suministro de electricidad y combustible. Todo esto, mientras los libanesas esperan la formación de un gobierno que les salve tras dimitir tres primeros ministros en el último año.

Otra de las participantes en la marcha de este miércoles, Soha Ashe, reclamó justicia pero también alertó de que el Líbano está "agotado" y "no hay ningún Estado que le ayude".

"Queremos justicia porque no sabemos aún qué pasó (...) Y queremos saber cuál es nuestro futuro, no hay nada en el país incluso para comer o leche para bebés", apuntó Jali Abu Jaled, de 44 años.

Este mismo miércoles una conferencia de donantes ha apalabrado cerca de 370 millones de dólares en ayudas. De estos, 100 millones los aportará Estados Unidos; su presidente, Joe Biden, volvió a reclamar este miércoles al gobierno de Líbano que lleve a cabo profundas reformas para solucionar la crisis.

Con información de EFE.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -